Animalité

Vista de exposición. Cortesía de Constanza Piaggio

Durante años el cuerpo se volvió irrepresentable, el cuerpo pintado estaba oculto, repudiado por las élites y los críticos que se volcaron hacia un arte deshumanizado, desprovisto de pathos. La bestialidad, el erotismo, todo lo que podía estar relacionado con el impulso, con la vida, fue dejado de lado. Tuvimos que aprender a pensar lo que necesitábamos ver, “leer” las obras y no mirarlas más. Pero el cuerpo resiste y emerge de nuevo, recupera sus derechos, el cuerpo piensa y reacciona con sus células, su vientre, su sexo, sus ojos. Ahora podemos permitirnos ver lo que no está escrito en los comunicados de prensa y afirmar que lo que se dice no es necesariamente lo que se siente; “cada uno ve su propia verdad”, como dice el proverbio.

Vincent Corpet se sitúa en una óptica de lo visible, una historia del ojo que vigila lo que emerge en el lienzo. Colores, formas, líneas, un canto lexical que desarrolla en series numeradas. Ahí donde la representación aparece en sus lienzos, el significado queda oculto y completa otra forma. Es un sistema de equivalencia, sus pinturas son reversibles. Dar reciprocidad formal es afirmar una porosidad entre seres, bestias y cosas, es un comunismo de las formas.

Michel Gouéry trabaja lo grotesco, revisita la separación entre belleza y fealdad experimentando con una cierta monstruosidad. La mirada se dirige hacia esas figuras originales que nacen de la nada, no es un arte de la cita o de la documentación. La mirada se dirige hacia lo irrepresentable y no puede apartarse, esto es lo que Muriel Gagnebin llamó: “la fascinación de la fealdad”; pero ya lo conocíamos a través de las dictaduras: “Los imbéciles sólo ven la belleza en las cosas bellas” (Arthur Cravan).

Caroline Lejeune trabaja en blanco y negro y deja que el gesto prevalezca sobre la reflexión. También pinta para animales que no siempre distinguen los colores. En este caso, ella le da una pose muy humana a su simio, él se sumerge en la contemplación con toda su “bestialidad”, como los simios del zoológico de Vincennes que nos observan anonadados mientras hacemos expresiones faciales ridículas con nuestros teléfonos móviles. Las familias de simios están encerradas allí con hembras y bebés, familias de animales, pero familias de todos modos. ¿Qué meditación sobre el hombre para este Bonodo?

Eric Madeleine estudia lo que transforma al ser humano en un objeto de consumo, como es el caso de nuestras sociedades capitalistas donde el hombre ya no es un ser pensante, sino un ser pensante, un cliente y un votante. Facebook, por ejemplo, bajo el disfraz de “amistad” es un manipulador del gusto, ya que el psicoanálisis freudiano fue desviado de su propósito terapéutico por Edward Bernays (sobrino de Freud), para controlar nuestras vidas (Propaganda: Cómo manipular la opinión en una democracia, Edward Bernays, 1928).

Joël Person trabaja en la precisión de la línea ante la bestia, generalmente el caballo. Su textura, su material, el cuello andrógino del caballo en este caso, permite percibir el olor del animal. De sus cuadros emana un perfume erótico, como el de los amantes después del amor. También vemos cuerpos de mujeres y hombres trabajando la carne.  Joël está en la sensualidad de los animales y de los seres, lo más cerca posible, escucha los “ruidos del mundo” y hace eco de sus pulsaciones animales.

Constanza Piaggio elabora imágenes que son como reminiscencias que se agregan al pensamiento. Para esta exposición, compone un frondoso bosque en formato de cartel de cine. Abre una ventana en una pared. Un personaje se camufla y se mimetiza en este bosque que sentimos que está lleno de animales y también de aventuras. Nuestra profunda animalidad se nutre de lo desconocido, así como del descubrimiento de nuevos espacios, nuevas formas de vida.

Marianne Pradier pinta animales y hombres que se enfrentan, pero a través de una coreografía, una danza que siempre parece cerca de la lucha. Un cordero acostado con las piernas y los puños atados, paradójicamente muy humanizado. Helleborus negro, que en el lenguaje del amor cortés significa: “acábame”, lo acompañan en su final y las saxofragas, que también son conocidas por su dulce nombre: “desesperación del pintor”, atraviesan el suelo hacia el cielo, es un rito ligado a los colores y a las formas, una oda a la pintura, un grito de amor al “Agnus Dei” de Francisco de Zurbarán.