Cale, cale, cale! Caale!!!

Vista general. Primer plano: "Agujeros de río" Elena Aitzkoa (2017) / Fondo: "Florilegio" Equipo Jeleton (2017). Imagen cortesía de Tabakalera

Magia y naturaleza. Colocar un eguzkilore -una carlina o cardo silvestre- en la puerta de casa para ahuyentar a las brujas y los espíritus malignos es algo habitual aún hoy en Euskal Herria. Cale, cale, cale! Caale!!! (¡Ca, cae, cae! ¡¡¡Cae!!!) exclamaba hasta hace relativamente poco un campesino de Lucania, en el sur de Italia, recitando un hechizo mágico contra las tormentas. A lo largo de la historia, la luz se ha identificado con el bien, con el conocimiento, con el progreso; y la oscuridad con el mal, con lo desconocido, con la ignorancia. Luz y oscuridad. Conocimiento contra desconocimiento. Transparencia y opacidad. Razón contra magia.

Esta dicotomía, la elección entre magia y racionalidad, es uno de los grandes temas que dieron origen a la civilización moderna, decantándose insistentemente hacia la segunda y tratando de olvidar la primera. Aún así, seguimos tirando las cartas, o leyendo los posos del café, tratando de vislumbrar el futuro. Aún así, la protección de las flores, las palabras o los gestos sigue estando presente en nuestras vidas. Porque otros modos de pensamiento alejados de la línea recta de la razón son ineludibles, aunque hayan sido dejados de lado.

Cale, cale, cale! Caale!!! es una exposición que cuestiona cuál es el lugar de la magia o el ritual en relación con la naturaleza en la que desde la geología conocemos como era del Antropoceno, pero que podríamos definir también como Capitaloceno, o mejor aún “Chthuluceno” como propone Donna Haraway.

Los trabajos reunidos en este proyecto generan un ensayo colectivo, una coreografía espacio-temporal donde las ideas y los cuerpos se mezclan con los deseos y los contextos, proyectando una fuerza común y lanzando una serie de cuestiones al aire: ¿Qué caminos se abren si rompemos la vieja dicotomía entre magia y racionalidad? ¿Qué nuevas propuestas sociales y políticas se vislumbran si se desdibuja el binomio cultura-naturaleza? ¿Cuáles son los espacios de resistencia o nuevas formas de colectividades planteables desde estas hipótesis?

Comisario: Juan Canela

Artistas:

Elena Aitzkoa (Apodaka, Álava, 1984), Valentina Desideri & Corazón del Sol, Tamar Guimarães & Kasper Akhøj (Brasilia, 1967, Copenhague, 1976), Oier Iruretagoiena (Errentería, Guipúzcoa, 1988), Equipo Jeletón (Gelen Alcántara, Murcia, 1975 y Jesús Arpal Moya, Bilbao, 1972), Rometti Costales (Julia Rometti, Niza, 1975 y Víctor Costales, Minsk, 1974), Beatriz Santiago (San Juan, Puerto Rico, 1972) y Osías Yanov (Buenos Aires, 1980).

Imágenes:

Enlaces de interés:

 

Zona de contacto

Deja un comentario