Claudia Casarino. Iluminando la ausencia

Foto: CAAM/Nacho González

El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) presenta Iluminando la ausencia, la mayor exposición realizada en Europa y primera en Canarias de la artista paraguaya Claudia Casarino.

Comisariada por la especialista argentina Gabriela Salgado, la muestra reúne una selección de obras de fotografía, vídeo e instalaciones, concebidas entre 2004 y 2017 a partir de una serie de ejes temáticos sobre los que giran su producción: la mujer, el poder, la dictadura, opresión, las migraciones o el exilio. Entre las obras que presenta se incluyen sus conocidos trabajos realizados con prendas de vestir de algodón o tul que se han convertido en medios de expresión frecuentes en su obra.

Claudia Casarino (Asunción, 1974) vive y trabaja en la capital paraguaya. La artista enfoca su trabajo en torno a cuestiones de género e identidad. Uno de los núcleos centrales de su trabajo es la violencia contra las mujeres. Sus creaciones se enfocan sobre el cuerpo de la mujer como receptor de la violencia implícita en el sistema patriarcal, el feminicidio o la invisibilidad de las personas que se ven obligadas a emigrar.

La mujer migrante es una temática también frecuente en su producción, quizás porque la práctica totalidad de las mujeres de su familia lo han sido a lo largo de las últimas décadas. Su relato biográfico explica el constante empleo del cuerpo de la mujer como espacio y escena desde donde hablar.

La experiencia que la artista vivió en su país durante la dictadura es la que la ha llevado a “ahondar en las huellas dejadas por el estado de excepción y su cancelación de los derechos civiles que hoy vemos prolifera a nivel global, junto a la normalización de la militarización, la fragmentación de poblaciones y la impunidad del poder, que promueven un estado de dictadura expandida y neoliberalismo económico de efecto altamente destructivo”, explica la comisaria Gabriela Salgado.

El proyecto expositivo, precisa la comisaria, “toma como sustento teórico el pensamiento del filósofo camerunés Achille Mbembe, y en particular las ideas exploradas en su reciente libro Critica de la razón negra. Ensayos sobre el racismo contemporáneo. En dicho ensayo, el autor define la resistencia a la influencia de la ‘necropolítica’ como la lucha de los cuerpos por hacerse visiblemente presentes frente a la producción de ausencia y silencio impuestos por poder, porque el poder hoy funciona produciendo ausencia: invisibilidad, silencio, olvido”.

La fotografía fue el primer medio de expresión de Casarino, si bien ésta es menos frecuente en su producción reciente. En la actualidad, la artista emplea prendas de vestir de tejidos como el algodón o el tul, materiales vinculados a la historia de su país, con los que crea esculturas e instalaciones. El algodón es la principal materia prima de exportación en Paraguay durante todo el período colonial y poscolonial.

“Cultivado desde tiempos remotos por el pueblo guaraní, el algodón fue el material que estimuló la penetración europea en el Paraguay. Dicho vínculo indisociable entre materia prima y colonialidad me parece fundamental, ya que introduce narrativas históricas globales que colocan su práctica en diálogo con la de artistas de África, Asia, Oceanía y el Caribe para quienes la profusión de una o varias materias primas significó el desenlace de un sisma: el establecimiento de un antes y un después de la llegada de los imperios coloniales”, explica Gabriela Salgado.

Texto procedente del dossier de prensa de la exposición.

Enlaces de interés:

  • Sitio web de Claudia Casarino
  • En la web del Centro Atlántico de Arte Moderno pueden consultarse todas las actividades que rodean la exposición, así como la presentación de la exposición por la comisaria y por la propia artista.

Zona de contacto

Deja un comentario