Cristina Martinez. Ondes et cavernes

© Cristina Martinez, Caverne. Philosophe en méditation - Rembrandt (2013)
© Cristina Martinez, Caverne. Philosophe en méditation - Rembrandt (2013)

A partir de mediados de septiembre, la Maison de l’Amérique latine en París dedica una parte de su programación a la artista argentina Cristina Martínez. Esta conocida del lugar presenta dos series de trabajos inéditos, obras recientes sobre papel, compuestas en ocasiones en trípticos, en las que revisita los clásicos de la historia del arte y traduce los contornos vibrantes de un paisaje interior.

A medio camino entre pintura y dibujo, las obras delicadas y minuciosas de Cristina Martínez requieren una atención sostenida por parte del espectador. Su gusto por el detalle, por la precisión del trazo, puestos al servicio de un “aleatorio controlado” o de una “espontaneidad regulada”, como a ella misma le gusta decir, junto con el uso sutil de la tinta y de la pluma, alcanzan aquí su paroxismo.

La nueva serie de trabajos de Cristina Martínez son dibujos en tinta, con colores pastel, animados por una vibración que se acentúa a través de los millares de pequeños movimientos de su pluma. La multiplicación de trazos regulares y paralelos crea un efecto que recuerda la manera en que el impresionismo jugaba con contrastes opuestos de colores. Al mismo tiempo, los pequeños módulos que encuadran los trazos de la pluma dan a pensar al espectador que se trata de una imagen pixelizada. Ese corto-circuito entre la técnica antigua y la tecnología contemporánea abre un campo de reflexión abisal.

Grandes trípticos crean imágenes de ensueño en las que se diluyen largas formas onduladas formando paisajes posibles. La pixelización, acentuada por el hecho de que estos dibujos son realizados sobre un papel cuadriculado hace dudar que se trate realmente de “representaciones” de paisajes: puede que sólo haya ondas vagabundas, ¡una música coloreada que se estira hacia un pálido horizonte!

Otra parte de la exposición esta dedicada a una confrontación con algunas obras mayores de la historia del arte. Holbein, Matisse, Tintoreto y Rembrandt son los compañeros escogidos por Cristina, o más exactamente sus cuadros: El Cristo, La Danza, Susana en el baño, El Filósofo, figuras de la muerte, del aliento dionisiaco, de la sensualidad y de la reflexión. Se trata de un diálogo misterioso, puesto que los personajes que estas pinturas célebres nos representan parecen sombras, a veces difíciles de identificar. Por fortuna, los títulos de las obras dan indicaciones ante este aspecto evanesciente: todos comienzan con la palabra “Caverna”. Y de hecho las imágenes se perfilan sobre una basta abertura en forma de ojiva, cuya entrada podría ser una cueva, lugar propicio para la reflexión. Aunque yazcan o dancen, las figuras recuerdan siempre las sombras de la caverna platónica […].

[…] La pintura sería entonces una verdadera manera de conocer el mundo. ¿Pero qué decir de los pixeles de nuestras imágenes contemporáneas? ¿La manipulabilidad de las imágenes numéricas habrá de llevar hacia un saber crítico?

[…] Las imágenes de Cristina Martínez son el fruto de un lento y meticuloso trabajo. Esta insistencia apoyada sobre el modo artesanal de su fabricación hace que en la imagen dibujada se refleje el tiempo que ha requerido su producción. Esta dimensión artesanal de los dibujos puede llevar a cuestionar el imparable flujo icónico de la actualidad, ante el cuál la artista ofrece reflexión y ascetismo, en el borde de la caverna de la meditación. Es para manifestar más intensamente esta oposición que Cristina remite a la imagen numérica, imitando sus pixeles.”

Jacques Leenhardt. Fragmentos del texto para el catálogo de la exposición.

Me interesa trabajar en torno al movimiento del ojo, que sitúa rápidamente un centro de atención. Seducido por el ver, el retener, la posibilidad de transformar, se planta sobre el papel y guía la mano. La conciencia de este trayecto permite captar otra realidad en la cuál se infiltra el tiempo. La conciencia del ojo, del cuerpo, de la mano, del tacto, es una suerte de conciencia que se tiene de sí mismo. Uno se nutre de sensaciones que son activas, que se despliegan dentro de un inconsciente que está en funcionamiento.

Cristina Martínez (2010).

« En sus dibujos, en sus pinturas, en sus volúmenes discretos, Cristina Martínez muestra lo impalpable que emociona, lo indefinido que atraviesa, lo indeciso que sorprende, lo ilimitado que cambia, las energías ignoradas, las fuerzas disimuladas, los enigmas instables y esenciales, las intensidades inesperadas, las insólitas lejanías.

Gilbert Lascaut (2009).

Elementos biográficos

Cristina Martínez nació en Argentina en 1938, en Bahía Blanca.
Vive y trabaja en Francia desde 1962.
Principales exposiciones (selección) :
2010 L’Illusion du jour et de la nuit, Chapelle des Ursulines, Quimperlé, rétrospective, 1980 2010
2010 Je reviendrai, MAC/VAL Musée d’Art Contemporain du Val-de-Marne, Vitry-sur-Seine
2010 Ciels! Area Revue, Paris
2010 Jardin des Traits, Galerie Argentine, Paris, exposition individuelle
2011 El arte de por medio, Galerie Argentine, Paris
2010 – 2015 El Colectivo, Maison de l’Argentine, Cité Universitaire, Paris
2009 Villes invisibles, Centre d’Art Moderne, Madrid,exposición individual
1999 Le fleuve, la nuit, l’éblouissement, Médiathèque Choisy-le-Roi,exposición individual
1997 OEuvres de 1964 et actuelles, Alliance Française, Buenos Aires, exposición individual
1996 En dehors du regard, Centre Culturel Recoleta, Buenos Aires,exposición individual
1994 En dehors du regard, Maison de l’Amérique latine, Paris,exposición individual
1989 Abstraktionnen, Kunsthalle, Darmstadt, Allemagne
1986 Biennale Internationale d’Art Graphique, La Havane, Cuba
1985 Musée des Beaux-Arts, Bahía Blanca, Argentina,exposición individual
1985 Individu-elles, Espace latino-américain de Paris
1984 Sols, Centre National des Arts Plastiques, Paris
1983 Galerie d’Art des Editions des Femmes, Paris, exposición individual
1980 Le déplacement, Centre Culturel de Villeparisis, exposición individual
1975 Véloscopie, C.R.A.C.A.P., Le Creusot, France
1972 Sélection Prix International du Dessin Joan Miró, Barcelone
1969 Art Expérimental, Musée d’Art et d’Industrie, Saint-Etienne
1967 Sculptures, Galerie Claude Levin, Paris, exposición individual
1965 Marcos, Martínez, Vanarsky, Galerie Zunini, Paris
1965 4e Biennale de Paris, Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris Mention honorifique, section sculpture
1961 Bibliothèque Bernardino Rivadavia, Bahía Blanca, Argentine, exposición individual

Colecciones públicas

  • Fond National d’Art Contemporain, Paris
  • Fond d’Art Moderne de la Ville de Paris
  • MAC/VAL Musée d’Art Contemporain du Val-de-Marne, Vitry-sur-Seine
  • Cabinet d’Estampes, Bibliothèque Nationale, Paris, France.
  • Museo de arte contemporáneo, Bahía Blanca, Argentina.