Naufus Ramirez Figueroa, Two Flamingos Copulating on a Tin Roof

Naufus Ramírez-Figueroa. Retrato. Cortesía de artista.

El Krefelder Kunstmuseen se alegra de presentar la exposición del ganador del 16 premio Mies van der Rohe, Naufus Ramírez-Figueroa (nacido en 1978 en Guatemala, vive y trabaja en Berlín). En su primera exposición individual institucional en Alemania, Ramírez Figueroa otorga un nuevo impulso a la tradición de instalaciones específicas creadas para el espacio arquitectónico ideado por Mies van der Rohe.

La mirada de Naufus Ramírez Figueroa sobre el edificio de Mies van der Rohe no se ha centrado en la historia de la arquitectura sino en algo más subjetivo. Ha transformado el lugar en un espacio funcional onírico que recuerda una situación de atención a pacientes a domicilio. Las habitaciones de esta antigua estructura residencial han sido asociadas a lugares definidos emocionalmente que recuerdan su experiencia de haber vivido en Canadá como refugiado político guatemalteco, aunque también propician narrativas ficticias que emergen entre los muros de la edificación.

Sus esculturas, que a menudo están hechas con materiales simples como poliestireno, metal y vidrio, se disponen en el espacio como elementos decorativos incómodos. El visitante se sumerge con todos sus sentidos en un escenario de luces rosadas y azul claro, con mobiliario médico, flamencos deformes y las mutaciones de diversos fenómenos naturales, objetos de culto que narran la historia de la medicina tradicional, de la atención médica contemporánea y de la vida cotidiana. Ramírez-Figueroa coloca el edificio como un lugar ideal para los procesos de convalecencia y tratamientos físicos. Es una asociación que resulta de manera particular por el lenguaje material empleado por Mies van der Rohe, así como por su concepto de espacios abiertos y transparentes en conexión con la naturaleza.

En su exposición Two Flamingos Copulating on a Tin Roof (Dos flamencos copulando en un tejado de lata), Ramírez Figueroa ofrece una visión agridulce sobre la domesticación de la naturaleza y del cuerpo en la sociedad. Con una trayectoria internacional, su práctica artística se caracteriza por un interés personal marcado por temas cruciales como la identidad, el cuerpo, la historia cultural y la historia de la arquitectura. En su proceso de creación, recurre a prácticas del folclor latinoamericano, la mitología y la magia y reflexiona sobre las propiedades de una cultura universal y altamente globalizada. Sus instalaciones crean un escenario con una narrativa muy personal.

El premio Mies van der Rohe, por un valor de 5000 euros, es otorgado por la ciudad de Krefeld y fue establecido en 1979 con el ánimo de apoyar y promover a jóvenes artistas prometedores. En su historia, el premio ha favorecido la realización de las primeras exposiciones en Alemania de artistas que hoy ya son reconocidos, como Juan Muñoz, Stan Douglas y Dominique Gonzalez-Foerster. El comité de selección de candidatos para este año estuvo conformado por Jessica Morgan (Dia Art Foundation, New York), Laurence Sillars (Baltic Center for Contemporary Art, Gateshead), y Nicolaus Schafhausen (Kunsthalle Wien). En un segundo momento, los miembros del jurado Katia Baudin (Kunstmuseen Krefeld), Bart de Baere (Museum van Hedendaagse Kunst, Antwerp), Helen Hirsch (Kunstmuseum Thun), Dr. Sylvia Martin (Kunstmuseen Krefeld), y Holger Otten (Ludwig Forum, Aachen) seleccionaro al ganador. La exposición es curada por Dorothee Mosters.

Nota: Comunicado de prensa traducido por Guillermo Vargas Quisoboni

Imágenes de la exposición

Zona de contacto

Deja un comentario