Visiones de la Tierra / El mundo planeado. Colección Luís Paulo Montenegro

Nelson Leirner. Imagen cortesía de Fundación Banco Santander

Visiones de la Tierra / El mundo planeado. Colección Luís Paulo Montenegro es el título de la exposición que, del 20 de febrero al 10 de junio, ofrece Fundación Banco Santander en la Sala de Arte Santander de la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte (Madrid).

El título de la muestra se refiere a los dos principales núcleos de obras de la Colección: Visiones de la tierra alude a las obras del modernismo brasileño e iberoamericano que  Montenegro adquirió en un primer momento, y el mundo planeado hace referencia a una serie de obras de las vanguardias neoconstructivistas brasileñas que se desdobla en un interés por el constructivismo a escala global.

Estas dos tendencias conviven de manera armónica en esta exposición que acoge 217 obras de pintura, escultura y un vídeo. Rodrigo Moura, comisario de la muestra, ha articulado la exposición en diez secciones –«Opinión», «Modernismos», «Indigenismos», «Otros constructivistas», «Paulistas y cariocas», «Precedentes y paralelismos», «Informalismos», «Contra-soportes», «Experimental» y «Contemporáneo»–, aunque advierte que el carácter abierto y vivo de la colección permite que sus relatos puedan ser siempre repensados.

De entre los 106 artistas seleccionados destacan importantes nombres del arte brasileño como Alfredo Volpi, Lygia Clark, Lygia Pape, Wifredo Lam, Hélio Oiticica, Cildo Meireles, Ernesto Neto; pero también renombrados artistas internacionales como Alexander Calder, Andy Warhol, Willem de Kooning, Giacometti, Boetti, Torres García, y un largo etcétera.

El montaje de la muestra ha sido pensado para aprovechar el sistema de paneles móviles de la Sala de Arte Santander creando en palabras de Rodrigo Moura, “segmentos que se interrelacionan y crean paralelismos con la manera en que Luís Paulo Montenegro organiza su colección en su residencia, sobre dos grandes paredes donde las vertientes modernistas y concretas se dividen pero están siempre una frente a la otra”.

La exposición

«Opinión», la sección que abre la muestra, es un homenaje al Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (IBOPE), administrado por la familia Montenegro desde 1947, y engloba obras que tratan de los sistemas del lenguaje y de la autorrepresentación.

«Modernismos» comprende las distintas formas en que la cultura brasileña abordó los procesos de renovación en el campo de las artes en el siglo XX. No interesa tanto su vinculación con las vanguardias internacionales, sino las particularidades propias de la modernidad en Brasil y Latinoamérica.

«Indigenismos» presenta unos artistas que reinterpretan la cultura en contacto con los elementos locales, desplazando los ejes hegemónicos de las narrativas de la historia del arte.

«Paulistas y cariocas» es el título de un artículo escrito en 1957 por el crítico brasileño Mário Pedrosa en el que presenta las diferencias entre los grupos concretos (basados en la abstracción geométrica) de Río de Janeiro y de São Paulo. Gran parte de los artistas de esta sección han contribuido de manera crucial a la constitución de un panorama artístico más dinámico en Brasil, sobre todo a partir de la firma en 1959 del «Manifiesto Neoconcreto», una toma de posición ante el arte no figurativo geométrico.

«Otros constructivistas» agrupa la obra de los artistas que introdujeron en Brasil el arte abstracto de raíz constructivista al margen de escuelas y dogmas vanguardistas. Entre ellos destaca la posición privilegiada e independiente de Alfredo Volpi, uno de los artistas mejor representados en la Colección Luís Paulo Montenegro.

«Precedentes y paralelismos» reúne a artistas influenciados por el legado constructivista en otras partes del mundo, desde Josef Albers y Max Bill hasta el movimiento argentino Madí y los cinéticos venezolanos.

«Informalismos» es un término usado a finales de la década de 1950 para referirse al contrapunto a la abstracción geométrica. Las tendencias informales reflejaban un interés por el inconsciente y la mancha, lo orgánico y el gesto, y tuvieron especial resonancia en el contexto de la Bienal de São Paulo.

«Contra-soportes» incluye a artistas que entienden la pintura como un objeto y trascienden sus límites rasgando, perforando y desmembrando la superficie del lienzo.

Los artistas de la sección «Experimental» participaron en exposiciones organizadas en las décadas de 1960 y 1970 por el Museo de Arte Moderna de Río de Janeiro (MAM-RJ), que fue clave en la renovación artística del país al tiempo que actuó como espacio de resistencia y oposición al régimen militar. El programa Área Experimental, desarrollado en el mismo museo entre 1975 y 1978, permitió a artistas como Waltércio Caldas o Tunga exponer sus obras al comienzo de sus carreras.

«Contemporáneo» es el epígrafe bajo el cual se presenta el arte más actual, estableciendo diálogos entre el arte que se realiza en Brasil y creadores del panorama internacional. Representar el arte del presente es un reto que la Colección Luís Paulo Montenegro siempre ha perseguido y por ello tiene un importante papel en la presente exposición.

Enlaces de interés:

Zona de contacto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.