Laura Lima. A Room and a Half

Vista de la exposición "Laura Lima, A Room And a Half", Ujazdowski Castle Centre for Contemporary Art. Foto: Bartosz Górka

Un cigarrillo y un whisky, partes vivas del cuerpo que sobresalen de las paredes, así como un pájaro gigante. Son el tipo de situaciones oníricas que la artista brasileña Laura Lima presenta en el Centro de Arte Contemporáneo del Castillo de Ujazdowski. A Room and Half, su primera exposición en Polonia, tiene lugar casi en paralelo con el nuevo proyecto de Lima en la Fondazione Prada de Milán.
Laura Lima crea situaciones o imágenes en las que coloca entidades vivientes -humanos o animales- durante toda la exposición. Aunque los proyectos de Lima son claramente performativos, la artista evita obstinadamente expresiones como “performance” o “instalación”, ya que no hay momentos narrativos, guiones, ni siquiera finales en su obra. Tampoco hay intentos o aspiraciones de crear coreografías de movimientos.

La primera obra es una imagen viva que recuerda la atmósfera de un salón o de una discoteca impregnada del olor de los cigarrillos y del whisky. De las paredes sobresalen partes del cuerpo – manos, orejas, pies – como en las mesas o sillas barrocas, cuyas piernas se convierten en patas de gato. A pesar de estar claramente vivos, permanecen inmóviles, a excepción de las dos manos, que amasan tabaco y enrollan cigarrillos, invitando al espectador a sentirse como en casa dentro del espacio expositivo. Después de caminar por el primer espacio, se entra en una habitación vacía. En el suelo se encuentra el cadáver de un gran pájaro negro, que parece que se cayó mientras volaba y aterrizó aquí por mero accidente. El pájaro es un trabajo que Laura Lima creó junto con el artista brasileño Zé Carlos García, que trabajó durante años como diseñador de instalaciones para un famoso carnaval en Río de Janeiro. Hoy en día, utiliza estas habilidades en su propia práctica artística, trabajando con plumas y creando esculturas, así como objetos espaciales inspirados en la anatomía de las aves. En la habitación de al lado, se puede ver una imagen enigmática. Hay una mano que surge a través de un agujero en la parte inferior de la pared y que intenta a toda costa atrapar unas llaves que están un poco más allá de su alcance.

En el título de la exposición, la artista juega con la ambigüedad de la palabra portuguesa “quarto”, que puede significar tanto la habitación como el número cuatro. En las cuatro salas, en las que se ubica la exposición A Room and a Half, experimentamos una situación continua. Cada sala sucesiva permite al espectador profundizar cada vez más y descubrir los secretos de la situación. Aquí se puede observar claramente el apego de Lima a la lógica de los sueños o de la fantasía infantil. Contenida en el título “half” se esconde tal vez uno de estos secretos, así como un intento de llamar la atención sobre la ambivalencia entre lo que es visible para el espectador y lo que está oculto a su vista.

La obra de Laura Lima ha sido presentada en exposiciones individuales en instituciones tan prestigiosas como el ICA Miami (2016); Museo de Arte Moderno, Buenos Aires (2015); Bonnefantenmuseum, Maastricht (2014); Bonniers Konsthall, Estocolmo (2014); Migros Museum, Zurich (2013); Performa 15, Nueva York; Casa França Brasil, Río de Janeiro (2011). Sus obras fueron incluidas en importantes exposiciones colectivas, entre otras, en la Bienal de Lyon (2011); “14 Rooms”, Fundación Beyeler, Basilea (2014); Bienal de Sao Paulo (1998, 2006). Paralelamente a la presentación de Varsovia, la artista inaugura una exposición individual en la Fondazione Prada de Milán.

Comunicado de prensa traducido por Lupita