Marcos Ávila Forero. Desde las montañas

Cortesía de Marcos Ávila Forero y ADN Galería © Roberto Ruiz

Refiriéndose al modo en qué las guerrillas colombianas firman sus comunicados para no ser localizadas, Desde las montañas aborda las cuestiones de la violencia de la guerra, pero también de la lucha y la dignidad, aplicadas a  distintos contextos generando aproximaciones y lecturas reveladoras. Marcos Ávila Forero toma sus acciones como formas de discutir y pensar cuestiones políticas y contextos sociales específicos colocando en el centro de sus  investigaciones al ser humano y actuando a la vez como activista.

Para su exposición en ADN Galeria, Marcos Ávila Forero sitúa, al entrar en el espacio expositivo, una suerte de megáfono de grandes dimensiones con una función doble y paradójica: un amplificador que es, a la vez, una  embarcación capaz de navegar en el mar y en el espacio público. Fabricada en madera de nogal, esta escultura se  convierte en una herramienta de reivindicación social hecha para ser activada y cuestionar los conflictos en oriente  medio. Un micrófono móvil, un objeto flotante, musical y escultórico acompañado de textos sobre el conflicto sirio distribuidos en la pared central. Otra versión de «Los Persas» de Esquilo (2017) interviene recuperando y reinterpretando esta tragedia griega y la confronta a la problemática mediterránea actual. A modo de instrumento de investigación, sumerge la antigua confrontación entre griegos y persas en el actual conflicto sirio, buscando una alternativa colectiva de compromiso del ser humano. Como bien constata Yassin al-Haj Sale en “La Question syrienne”, la tragedia siria ha eliminado la distancia entre lo público y lo privado, lo general y lo particular. Se ha convertido en un asunto público cuyos protagonistas, a través de sus testimonios sobre los horrores que se viven en  este territorio, reivindican que les devuelvan la política y su país.

Siguiendo la misma estela, el artista pone de manifiesto procesos menos evidentes del conflicto social en Colombia y  busca sublimar la dignidad de estas sociedades cuyo trabajo político se traduce en una cuestión de lucha en favor del  empoderamiento popular. El artista de origen colombiano, se centra en un conflicto que ha durado más de 60 años  creando un profundo abismo entre la política urbana y la rural y el consecuente abandono estatal de este territorio  agrario y de sus habitantes.

La serie Estibas (2018) presenta varios pallets, soportes ideados para trasladar mercancías, con poéticas imágenes caladas en su superficie. Las figuras, inspiradas en momentos clave del conflicto armado en Colombia y en grabados  de época colonial, inscriben una nueva memoria a este prosaico objeto eminentemente mercantil reconvirtiéndolo en medio, ya no de bienes de consumo, sino de una narrativa histórica muy concreta, la del expolio. El artista cierra el ciclo iniciado por las grandes empresas explotadoras de la tierra evocando la naturaleza vacilante, entre lo  industrial y lo artesanal, de estas plataformas dotándolas de un nuevo significado. Frente a cada pallet, el serrín  producto de su troquelado reproduce la misma imagen que remite a esta situación histórica y política que ha convertido a los campesinos en guerrilleros. Estas representaciones estilizadas y de carácter cotidiano muestran otro relato de una misma historia diluyendo la imagen de violencia y agresividad que se tiene de este colectivo y planteando relatos alternativos que aún están por escribir.

En esta misma tesitura se mueve la serie de fotografías Desde las montañas (2017), que nos hace viajar hacia realidades a menudo invisibles, donde se encuentran víctimas de violencia y opresión gubernamental. Aquí el artista nos presenta el fenómeno de las guerrillas contemporáneas y nos recuerda, una vez más, la realidad que muchas comunidades campesinas son obligadas a vivir ante los ataques del gobierno, enlazándose con estrategias de resistencia en una lucha armada como método de acción política. Para regresar del olvido al que han sido sometidos, los campesinos recurren a las armas como forma de lucha revolucionaria y sus vidas se ven envueltas en balas. Marcos Ávila Forero dota sus historias de una dimensión poética al reutilizar la pólvora de las balas, hasta entonces necesaria para la confrontación armada, para dar luz las fotografías y, por ende, a los retratados. El resultado es una excelsa iluminación de las imágenes, profiriendo un enaltecimiento de las figuras que posan. A  modo de retrato, Marcos Ávila Forero otorga una dimensión histórica y enaltece las figuras de estas personas olvidadas y sus reivindicaciones reprimidas.

Marcos Ávila Forero consigue hacer suyo el espacio presentando una serie de obras de distintos formatos de las que surgen distintas historias que establecen puentes de la memoria analizando elementos del pasado y del presente. Con su trabajo el artista acompaña las luchas de estas comunidades, tan a menudo olvidadas por la historia y la política, y les muestra su apoyo contrastando realidades que destacan el significado de su lucha y, especialmente, la dignidad de su existencia.

Texto procedente del dossier de prensa de la exposición.

Imágenes:

Enlaces de interés: