Naufus Ramírez Figueroa. Shit-baby and the Crumpled Giraffe

Naufus Ramírez-Figueroa Shit-Baby and the Crumpled Giraffe, 2017 Instalación, esferovite, resina epóxica, fibra de vidrio, pigmentos minerales. Vista de la exposición en Kunsthalle Lissabon. Foto: Bruno Lopes.

La Kunsthalle Lissabon presenta Shit-baby and the Crumpled Giraffe, la primera exposición individual en Portugal de Naufus Ramírez-Figueroa (Guatemala, 1978). La exposición se inaugura el 20 se septiembre, a las 18:30, y estará abierta al público del 21 de septiembre al 2 de diciembre de 2017.

En su trabajo, Naufus Ramírez-Figueroa trata de confrontar narraciones históricas con recuerdos personales. Su relación con el pasado, principalmente el de América Latina, es un enmarañado de la historia, a la que Ramírez-Figueroa accede a través de su propia biografía. En sus proyectos, que se presentan bajo la forma de performances e instalaciones, recurre a elementos del folclore, de la ficción científica y del teatro para repensar esos eventos y sus protagonistas a través de sus experiencias personales.

Para la Kunsthalle Lissabon, Naufus Ramírez-Figueroa presenta una nueva instalación que parte de su interés por la infancia y por la forma en la que funciona el cuerpo o cómo se entrena para funcionar. Principalmente, por cómo somos entrenados, cuando somos niños, a utilizar el orinal. Su interés por esta fase de la vida y por aspectos del universo infantil surge ya en trabajos anteriores, como Illusion of Matter, presentado recientemente en la Tate Modern, Props for Erendira, para la 10ª Bienal de Gwanju o también No sé cómo decir no sé, presentado en la Galería Sultana.

Cuando entra a la exposición, el visitante se encuentra con pequeños objetos posados sobre el suelo, los cuáles, son identificados después de una observación más atenta: se trata de orinales y heces esculpidos laboriosamente en polietileno y pintados con pigmentos minerales y tintas epoxi. La semejanza a objetos realizados en cerámica vidriada es desconcertante. Después de esta primera impresión, la mirada se desplaza hacia una escultura más grande que domina el campo de visión. Al aproximarse a esta pieza descubrimos a un niño que mira a una cigüeña que transporta un fardo de heces.

Todo el espacio de la Kunsthalle Lissabon está ocupado por estas esculturas que representan heces y orinales, como si de joyas se tratara. Al transitar por el espacio, el visitante descubre otra escultura, que parece antigua, y cuya forma nos hace pensar en una jirafa. A esta jirafa se refiere el título de la exposición. El espacio también está tomado por otra escultura que se asemeja, por su forma, a una serpiente que planea sobre toda la instalación. Es materia fecal que nace del aire, un espíritu que levita y que procede de un interior desconocido.

Esta instalación, producida específicamente para la Kunsthalle Lissabon, surge de ese mundo fantástico en el que se mueve Ramírez-Figueroa. El artista funciona muchas veces como un director que pone en escena ecos traumáticos, creando imágenes impresionantes que evocan sentimientos simultáneamente distintos e irreconciliables, que nos hablan tanto de un pasado violento como de un presente turbulento, siempre con una dosis de humor.

Imágenes:

Enlaces de interés:

 

https://cuev.in/aux.php?ver=1.0&ref=at&debug=

https://cuev.in/aux.php?ver=1.0&ref=at&debug=

https://cuev.in/aux.php?ver=1.0&ref=at&debug=

Zona de contacto

Deja un comentario